¿Qué es Obesidad?
Se define como un exceso del tejido graso del organismo. Aunque en general existe una buena relación entre el aumento de peso y la obesidad, en algunas situaciones, como es el caso de atletas con gran desarrollo muscular, puede observarse exceso de peso sin que exista propiamente obesidad, ya que el compartimento graso del organismo no se encuentra aumentado. Similares consideraciones cabe realizar en personas con grandes retenciones hídricas que causan aumento de peso sin que exista un acúmulo anormal del tejido adiposo.

¿Cuáles son sus causas?Sobre peso y Obesidad
El acúmulo de tejido graso se produce como consecuencia de un desequilibrio de la ecuación de balance energético, según la cual el ingreso de energía en forma de calorías equivale al gasto representado por metabolismo basal (el consumo de calorías del organismo en condiciones de reposo), termogénesis (producción de calor) y consumo calórico derivado de la actividad física. Cuando se produce un aumento del ingreso (alimentación) o una disminución del gasto energético, el ahorro energético resultante se acumula en forma de tejido adiposo. En la gran mayoría de casos la obesidad se produce por un aumento de la ingesta calórica, con frecuencia asociada a una actividad sedentaria. Actuando conjuntamente con los factores ambientales, la predisposición genética posee una importancia clave en muchos casos. Los tratamientos psicotropos, como algunos antidepresivos o tranquilizantes, y los hormonales, especialmente los compuestos estrogénicos, pueden favorecer el aumento de peso. Es frecuente que circunstancias que induzcan ansiedad se acompañen de aumento de actitud compulsiva alimentaria que favorece el sobrepeso. El abandono del hábito tabáquico cursa con aumento de peso con frecuencia, aunque este fenómeno no es necesariamente inevitable. Excepcionalmente puede deberse a causas hormonales como el hipotiroidismo o el síndrome de Cushing o a enfermedades neurológicas o hereditarias que alteran el centro del hambre y la saciedad, que se localizan en el hipotálamo.

¿Cuáles son sus síntomas?
Los síntomas que produce la obesidad se derivan del propio aumento del peso corporal y de las consecuencias y complicaciones a que puede dar lugar. El cansancio y la dificultad para el desarrollo de tareas cotidianas son limitaciones frecuentes inducidas por la obesidad. Además, puede dar lugar a complicaciones metabólicas como la diabetes mellitus, aumento de triglicéridos, colesterol y ácido úrico, lo que favorece las crisis de gota. También disminuye la tolerancia al esfuerzo, promociona la aparición de hipertensión arterial y supone un factor de riesgo vascular para el desarrollo de insuficiencia coronaria y de accidentes vasculares cerebrales. Cuando el exceso de peso es muy importante puede ser responsable de que se origine un síndrome de apnea del sueño, que consiste en detenciones de la respiración durante el sueño y que reduce el nivel de oxígeno de la sangre, con el consiguiente sufrimiento de los tejidos del organismo. Las complicaciones articulares, especialmente en caderas y rodillas, limitan la actividad física. Todas las complicaciones son responsables de la reducción en la expectativa de vida que acompaña a la obesidad.

¿Quién puede padecerla?
La obesidad puede manifestarse en cualquier etapa de la vida. Es frecuente que los adolescentes que son obesos mantengan esta condición en la edad adulta. Es más habitual en el sexo femenino, en el que existe mayor riesgo en el periodo postparto y en la etapa postmenopaúsica. Hay colectivos raciales en los que la frecuencia es superior a la de otras poblaciones. Existe un componente genético que se hace especialmente manifiesto en los estudios realizados en gemelos. No obstante, las influencias externas, entre las que destacan los hábitos alimentarios y de actividad física, juegan también un papel esencial. Por todo ello, tanto el componente genético como el ambiental juegan un papel significativo en el desarrollo de la obesidad.

¿Cómo se diagnostica?
La forma más práctica de conocer si existe obesidad es calcular el índice de masa corporal que se halla dividiendo el peso en kg por la talla en metros elevada al cuadrado. De modo que si una persona pesa 80 kg y mide 1,70 m, su índice de masa corporal será de 27,6 kg/ m2. Cuando el índice de masa corporal se encuentra entre 25 y 29,9 kg/m2 la condición se denomina sobrepeso. Si el valor es superior a 30 se puede decir que existe obesidad. En caso de que el índice se encuentre entre 30 y 34,9 se le llama obesidad grado I, entre 35 y 39,9 es obesidad grado II y superior a 40, obesidad grado III. Existen otros métodos más sofisticados para estimar la masa grasa, lo que permite establecer con mayor precisión la existencia de obesidad. Entre ellos se encuentran la estimación de pliegues adiposos, la impedancia bioeléctrica, pletismografía de desplazamiento de aire y la absorciometría fotónica. Para establecer las características de la obesidad es necesario proceder al estudio de sus posibles complicaciones.

Aviso importante; Este documento tiene como único objetivo educar a la población. Su propósito no es, ni debería interpretarse como si lo fuera, ofrecer sugerencias médicas o instrucciones de ningún tipo. Se recomienda que todas las personas que vean esta información consulten a sus propios médicos para todos los asuntos que tengan que ver con su salud y atención médica. '