El término Diabetes se refiere a una enfermedad crónica, que se acompañará toda la vida, y que adopta diferentes formas aunque todas tienen un punto en común que es la alteración de la utilización de los carbohidratos que se traduce en una elevación de los niveles de azúcar en sangre, lo que habitualmente en la clínica se conoce como hiperglucemia.

Esta alteración es debida a un déficit total o parcial de una hormona producida por el páncreas, imprescindible para la vida, que se llama insulina.

Hemos dicho que la enfermedad adopta diferentes formas, pero las dos fundamentales son la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2.

La  Diabetes tipo 1  suele aparecer en gente joven, normalmente por debajo de los 35 años. Tiene, por lo general, una aparición brusca con una sintomatología variada en la que destaca la intensa sensación de sed, el aumento del volumen de orina y el acusado apetito a pesar de lo cual el paciente pierde peso.  Se considera una enfermedad del sistema inmunológico, en el curso del cual las células del páncreas productoras de insulina son atacadas y destruidas por otras células de nuestro propio organismo. Existe una cierta predisposición genética a padecer la enfermedad, pero no se conoce la verdadera causa.
Los pacientes diagnosticados de diabetes tipo 1 precisan desde el momento del diagnostico  ser tratados con insulina. No responden a ningún otro tratamiento farmacológico  puesto que no son capaces de producir insulina.

La Diabetes tipo 2,  también conocida como diabetes del adulto por su presentación en personas de edad más avanzada, suele tener un comienzo mucho menos evidente, por lo que no es raro que se diagnostique a estos pacientes varios años después del comienzo de la enfermedad. No tiene su origen, como la anterior, en un trastorno inmunológico y podría desencadenarse por múltiples fenómeno entre los que figuran fundamentalmente la obesidad, el sobrepeso, el sedentarismo, una dieta rica en grasas y baja en fibras.

El tratamiento de estos pacientes comienza en una primera etapa por la dieta, el ejercicio y algún comprimido por vía oral antidiabético. En algunas situaciones pueden resultar necesario el  tratamiento con.
Podemos encontrar otros tipos de diabetes,  menos frecuentes:
• La Diabetes Mellitus Gestacional que es aquella diabetes diagnosticada durante el embarazo y que puede desaparecer después del parto.
• Diabetes tipo MODY (diabetes parecida a la del adulto que debuta en personas jóvenes) que se caracterizan por una necesidad baja de insulina y un historia familiar de diabetes.
• Diabetes tipo LADA (diabetes autoinmune latente del adulto) que es una diabetes tipo 1 de comienzo en la edad adulta.
Existen además otras formas de diabetes asociadas a cirugía del páncreas, enfermedades bacterianas o víricas, secundarias a diferentes enfermedades endocrinas o a tratamiento farmacológico.

Aviso importante; Este documento tiene como único objetivo educar a la población. Su propósito no es, ni debería interpretarse como si lo fuera, ofrecer sugerencias médicas o instrucciones de ningún tipo. Se recomienda que todas las personas que vean esta información consulten a sus propios médicos para todos los asuntos que tengan que ver con su salud y atención médica. '