Trastorno compulsivo de atracón y vómito

Bulimia nerviosa

Articulo elaborado por Lic. Sandra I. Sosa

La bulimia nerviosa en un desorden de alimentación frecuente (entre el 1 y 3 % de las mujeres jóvenes) en el cual la persona tiene grandes atracones por lo menos dos veces por semana, generando mucha culpa.  Quienes padecen este desorden no pueden controlar el atracón y la única forma que encuentran para manejarlo es a través de conductas compensatorias, siendo vomitar aquella conducta a la que mas recurren.

Un atracón es una ingesta importante, en el cual se come mucha cantidad en poco tiempo, se come muy rápido, desaforadamente mezclando dulce y salado. Es muy común que después de estos episodios la persona se sienta muy descompuesta, mal física y anímicamente.

La bulimia nerviosa no es fácil detectar a simple vista como la anorexia, la persona puede estar en peso normal (incluso sobrepeso) y tener bulimia.
Los pacientes con bulimia comen por lo general a escondidas, los atracones son en privado, por lo cual su familia, amigos y allegados ignoran de su problemática.
En el caso de la bulimia los pacientes son los que buscan ayuda por no poder controlar la ingesta, mientras que en la anorexia es muy raro que se acceda fácilmente a tratamiento, son los padres, parientes o amigos del paciente quienes recurren a centros en busca de ayuda con la negativa de quien lo padece.

Los pacientes (generalmente mujeres) se caracterizan por presentar baja autoestima y alto perfeccionamiento. Con mayor frecuencia se inicia de la adolescencia o principios de la edad adulta y en finción al tiempo de evolución y severidad pueden sufrir serios problemas electrolíticos, irregularidades menstruales, hinchazón y rubor en la cara, deshidratación, dolor de garganta, caries, malestar estomacal y constipación. La perdida de potasio en el vomito puede generar arritmias cardiacas e incluso la muerte.

El tratamiento resulta multidisciplinario, con la colaboración de familiares y amigos, médicos y apoyo psicológio oportuno.

Aviso importante; Este documento tiene como único objetivo educar a la población. Su propósito no es, ni debería interpretarse como si lo fuera, ofrecer sugerencias médicas o instrucciones de ningún tipo. Se recomienda que todas las personas que vean esta información consulten a sus propios médicos para todos los asuntos que tengan que ver con su salud y atención médica. '